Publicado el

¿Qué son las proporciones áureas en Odontología? y ¿para qué se utilizan?

Los griegos de la antigüedad buscaban una explicación para lo bello  y establecieron unos conceptos de simetría, proporción, equilibrio y armonía, estudiando la proporción divina o áurea.

La proporción áurea se basa en leyes matemáticas, geométricas y físicas que están relacionadas con conceptos de armonía y belleza para el hombre. En la realización de numerosas estructuras arquitectónicas, esculturas y pinturas fueron hechas con estas formulas establecidas. Esta proporción tiene un valor de 1:1’618.

Esta proporción ha fascinado desde hace siglos al ser humano, considerándola como un indicador de la perfección y la estética. Leonardo da Vinci, diseñó el hombre de Vitrubio proporcionado según el número áureo. Más adelante, Rickets demostró el significado biológico de la proporción áurea en el crecimiento craneofacial, al comparar áreas observadas de frente y perfil.

Las proporciones áureas en la odontología

En la odontología, se aplican estas proporciones basándose en el tipo facial del paciente, de este modo poder evaluar después los dientes y la sonrisa.

La cara, se evalúa según los tercios, dividiéndola horizontalmente, tercio superior (de la línea del cabello a la línea que pasa por las cejas), tercio medio (línea de las cejas al punto subnasal) e inferior (del punto subnasal al tejido blando del mentón). de esta forma se puede clasificar al paciente en dolicocefálico, si predomina la altura facial en relación a la profundidad y al ancho, braquicefálico, si existe una cara corta y ancha, y mesocefálico, si hay un equilibrio.

El análisis facial se complementa con la evaluación de la simetría, trazando una línea vertical que divide la cara en dos partes. Los labios, en la vista facial frontal, deben mostrar sellado. El bermellón del labio superior debe medir entre 6 y 9 milímetros, y el inferior entre 8 y 12 milímetros. En el análisis de perfil, se evalúa el volumen y la proyección de los labios.

La ortodoncia y la odontología estética son las principales especialidades de la odontología que se centran en las proporciones áureas. La odontología estética, analiza la sonrisa y los labios, los dientes, el espacio oscuro o corredor bucal se mezclan en armonía haciendo que la región oral sea atrayente.

La sonrisa puede clasificarse, según la relación de altura del labio superior con los diente antero superiores, en sonrisa alta, si se muestra la altura total de las coronas clínicas de los dientes y tejido gingival; sonrisa media, si se muestra gran parte de las coronas; o sonrisa baja , si se revela menos de 3/4 de las coronas clínicas de los dientes anteriores.

Para poder evaluar la sonrisa, se establece una línea curva imaginaria que sigue el trayecto de los bordes incisales de los dientes antero superiores (de canino a canino). Esta curvatura, debe coincidir o ir paralelamente a la curvatura del borde interno del labio inferior. El corredor bucal, es un espacio oscuro que se visualiza entre la superficie externa de los dientes superiores y la comisura del labio durante la sonrisa. Un corredor bucal excesivo perjudica al aspecto estético.

En el sector anterior, la proporción áurea se presenta cuando existe una relación matemática de 1’618 para el incisivo central, 1’0 para el lateral y 0’068 para el canino. De esta forma, Levin instauró unas rejillas estandarizadas para evaluar la proporción áurea dental, tomando como base el ancho del incisivo central superior.

Las proporciones áureas y la estética dental están relacionadas. Es importante buscar una estética personalizada en cada caso para poder alcanzar los mejores resultados.

FUENTE: https://estudidentalbarcelona.com/las-proporciones-aureas-odontologia-se-utilizan/

Publicado el

¿Qué tipos de anestesia dental se utilizan en la clínica odontológica?

La anestesia es un imprescindible hoy en día en la odontología para poder realizar un tratamiento sin ningún tipo de dolor.

El dolor se puede eliminar de forma directa (eliminando la causa) o indirecta (bloqueando la transmisión de los estímulos dolorosos). En la práctica odontológica interesa el segundo pero que esta eliminación sea de forma reversible y que permanezca mientras dure el tratamiento dental.

En la práctica diaria de la odontología un alto porcentaje de procedimientos clínicos y quirúrgicos requieren de la anestesia para poder realizarlos con éxito. Por esto hace que los anestésico de uso local sean los fármacos que más se utilicen.

¿Cómo se consigue controlar el dolor?

Existen varias vías mediante las cuales se puede controlar el dolor. Una de ellas es la analgesia farmacológica. Se consigue controlar el dolor con el uso de fármacos denominados analgésicos. Otra tipología, es la anestesia locorregional. Consiste en la abolición de la sensibilidad dolorosa, térmica, etc. de una determinada zona del organismo. La sedación es otra de las vías para controlar el dolor.  La última se centra en la anestesia general en la que se obtiene una pérdida total de la consciencia.

La vía que se realiza más habitualmente en la clínica odontológica es la anestesia locorregional. Aunque las otras también se emplean en ocasiones especiales.

La anestesia locorregional se divide en:

  • Anestesia local. La acción del fármaco se hace a niveles periféricos, ya sea sobre los propio receptores o sobre las ramificaciones terminales más pequeñas.
  • Anestesia regional. La zona insensibilizada corresponde al territorio de inervación de un nervio o de alguna rama importante (como la anestesia del nervio dentario inferior).

Tipos de anestesia en odontología

  • Anestesia tópica. Consiste en la aplicación directa del anestésico local sobre la zona a anestesiar.
  • Anestesia infiltrativa. El anestésico local se inyecta alrededor de las terminaciones nerviosas. Esta puede clasificarse, según la zona en que se inyecta, en:
  1. Mucosa. Equivale a la anestesia tópica.
  2. Submucosa. Es la anestesia mas superficial que se puede conseguir por punción. La más utilizada en la odontología cuando se refiere coloquialmente a anestesia infiltrativa.
  3. Subperióstica. Se deposita cerca del hueso, es muy dolorosa, por lo que es poco utilizada.
  4. Intraósea. Se deposita en el hueso maxilar.
  5. Intraligamentosa. El anestésico local se inyecta en el espacio periodontal.
  6. Intrapulpar. Se deposita dentro de la cámara pulpar (en la pulpa), esta tiene que ser expuesta.
  • Anestesia troncular o de bloqueo. La inyección del anestésico local se hace lejos de la terminaciones nerviosas, en un tronco nervioso. El efecto anestésico es superior a las técnicas infiltrativas.

 

FUENTE: https://estudidentalbarcelona.com/tipos-anestesia-dental-se-utilizan-la-clinica-odontologica/

Publicado el

Tipos de suturas utilizadas en odontología

Las suturas hacen referencia a la maniobra que realiza el odontólogo para afrontar dos tejidos separados por una incisión o por traumatismos diversos.

Entre los múltiples objetivos de las suturas encontramos: la reposición de tejidos en su lugar original o colocados en la posición deseada, lograr una buena unión de los bordes de los tejidos de manera precisa y atraumática, eliminar espacios donde podrían acumularse restos de comida y servir de cultivo para las bacterias y proteger el coágulo en la zona cicatricial.

Existen diferentes tipos de sutura que el odontólogo escoge en función de varios factores, como por ejemplo: la naturaleza del procedimiento, las características del paciente, la tensión que debe soportar la sutura que reúne los tejidos, como también, la reacción biológica del cuerpo humano frene a la sutura.

Una correcta sutura debe reunir una serie de características. Entre ellas podemos destacar: la correcta resistencia a la tensión, la esterilidad, la inertibilidad química (hipoalergénica, que no presente toxicidad etc.), la correcta flexibilidad (resistencia a la torsión), resistencia a altas temperaturas, fácil deslizamiento y lenta reabsorción. Como también, facilidad de manejo (facilidad y seguridad del anudado) y resultados constantes y predecibles.

En base al número de unidades simples que las componen, las suturas se han clasificado en monofilamento (un solo filamento) y multifilamento, es decir, compuestas por un trenzado de múltiples filamentos del mismo o de diferentes materiales.

Suturas de multifilamento

Las suturas de multifilamento son las más utilizadas en la cirugía odontológica, pues ofrecen múltiples ventajas como la mayor resistencia a la tensión, mayor flexibilidad y menor riesgo de torsionarlas.

El grosor de la sutura se mide por un “sistema de ceros”. La sutura de menor diámetro es aquella que mayor número de ceros contiene en la numeración. A mayor grosor, no siempre implica mayor resistencia, también influye el tipo de material.

El odontólogo utiliza el grosor mínimo de sutura que le permite asumir la tensión del procedimiento. Cada sutura, en función del material que la compone, soporta tensiones mayores o menores. Cuanto menor sea el grosor de la sutura, será menor el traumatismo tisular.

En función de la capacidad de reabsorción de los materiales que componen las suturas, podemos clasificarlas en suturas reabsorbibles y no reabsorbibles.

Las suturas reabsorbibles se emplean para aproximar bordes de la herida hasta que una suficiente cicatrización permita que se sostengan por si solos. Los materiales de fabricación pueden ser de origen orgánico, como el catgut de origen animal, o de origen sintético, como los polímeros sintéticos: polyglactin, ácido poliglicólico, polidioxanona etc. Los tiempos de reabsorción varían en función del material de fabricación.

Por otro lado, las suturas no reabsorbibles por el organismo y que, por lo tanto, requieren ser retiradas por el odontólogo pasados unos días. Pueden ser de monofilamento o multifilamento. Como también, de origen orgánico como la seda o el algodón, o bien, de origen inorgánico como las aleaciones sintéticas o metálicas.

Tipos de agujas y técnicas de sutura

También encontramos diferentes tipos de agujas, que todas ellas deben reunir las siguientes características: capacidad de guiar el hilo de sutura a través de los tejidos causando un mínimo trauma, estabilidad, esterilidad, rigidez para no doblarse ni romperse, resistentes a la corrosión y tan finas como sea posible.

Para finalizar, el odontólogo puede utilizar diferentes técnicas básicas de sutura, cada una de ellas se utiliza en un caso determinado, y siempre con la ayuda de un portaagujas para coger la ajuga y realizar la técnica de sutura con la mayor precisión posible.

 

FUENTE: https://estudidentalbarcelona.com/tipos-suturas-utilizadas-odontologia/

Publicado el

¿Es verdad que el perejil quita el mal aliento?

“No des perejil a un loro, porque lo matará”, me decían de niña. No sé de dónde salió esa idea, pero la he vuelto a oír hace poco en una cena, o sea que permanece. Y no es verdad. El perejil es buenísimo para las aves y para las personas. Te aporta hierro, potasio, calcio, magnesio, betacaroteno y vitaminas K, B1, B2 y C. ¡Es de los alimentos más ricos en vitamina C de todo el reino vegetal! En cambio, masticar perejil no elimina el mal aliento tan bien como dicen. De hecho, una taza de té verde funciona mejor.

Dicho eso, el humilde perejil tiene beneficios que ni te imaginas. Como explican en la Fundación George Mateljan, “los aceites volátiles del perejil son capaces de neutralizar sustancias cancerígenas, como las presentes en el humo del cigarrillo o en carnes requemadas por las llamas de barbacoas y hogueras”. También se ha visto que antioxidantes del perejil -como la apigenina y la luteolina– calman la inflamación cerebral causante de pérdida de memoria y otros signos de deterioro mental y hasta ayudan a reducir el riesgo cardiovascular.

Por eso, si lo tuyo son los zumos verdes, no dudes en añadir un ramito de perejil al cóctel de verduras que pones. Además de todo lo anterior, su clorofila tiene un potente efecto detox e incluso puede ayudarte a eliminar grasa corporal.

Hay dos tipos de perejil: el de hojas planas (el que más se usa en España) y el de hoja rizada, más amargo y popular en otros países europeos. Un consejo básico: lávalo bien antes de utilizarlo, para eliminar posibles gérmenes y toxinas. Luego puedes congelar el que te sobre, picándolo y metiéndolo en bolsitas para congelar. Incluso puedes cultivarlo en una maceta en tu balcón, para que no te falte.

Volviendo a lo del mal aliento, una visita al dentista puede aclarar la causa (mala higiene bucal y enfermedades gastrointestinales y del tracto respiratorio superior suelen ser las culpables) y ponerle remedio. La dieta influye lo suyo, sobre todo si te pasas con la comida rápida, que provoca deterioro dental y gastrointestinal. Otras soluciones naturales son:

  • – Los fermentados (yogur, kéfir, chucrut, miso, kimchi…). Mejoran la flora bucal e intestinal y previenen la halitosis.
  • – El pepino. Una rodaja en el velo del paladar ayuda a eliminar bacterias causantes de mal olor.
  • – El vinagre de manzana. Añade dos cucharadas a un vaso de agua y haz gárgaras (usado sin diluir daña el esmalte dental).
  • – Mascar ramitas de neem o nim. Los habitantes de la India llevan siglos usando las ramitas de este árbol (que empieza a cultivarse en España) para limpiarse los dientes. Tanto la corteza como el extracto tienen propiedades antimicrobianas.
  • Infusiones de té verde. Por su efecto desinfectante y desodorizante, ayudan a eliminar el mal aliento.

 

FUENTE: http://blogs.mujerhoy.com/adelgazar/2017/07/04/es-cierto-que-el-perejil-quita-el-mal-aliento.html

Publicado el

Demi Moore perdió dos dientes por estrés

© Proporcionado por El Universal Compañía Periodística S.A. de C.V.

Ser una estrella de Hollywood tiene ciertos requisitos a los ojos de los seguidores de las celebridades: guapos, delgados y prácticamente perfectos. Es por eso que siempre llama la atención cuando alguno de ellos sorprende al descuidar su apariencia física o se revelan algunos detalles en los que los aleja de ese parámetro.

La última celebridad en llamar la atención por lucir diferente a lo que suele mostrar es Demi Moore. La ex esposa de Ashton Kutcher impresionó en el programa “The Tonight Show Starring Jimmy Fallon”, luego de que el conductor mostrara una foto de ella en la que aparece sin dientes. “Se me cayeron los dos dientes frontales”, explicó la actriz.

“Me encantaría decir que sucedió mientras hacía skate o algo realmente cool, pero creo que se trata de algo que es importante compartir porque es, después de las enfermedades del corazón, uno de los mayores asesinos en Estados Unidos. Hablo del estrés”. “El estrés hizo que se me cayeran mis dientes de adelante”, agregó, y aseguró que a sus hijas les encanta verla así, porque “creen que me hace ver más vulnerable y humana”.

Moore, quien actualmente promueve la comedia “Rough Night”, no detalló los motivos específicos que provocaron su crisis de estrés, pero se especula que pudo ser a finales del 2011, cuando se separó del actor Ashton Kutcher.

La protagonista de la cinta “Ghost” (1990) agradeció a la odontología moderna porque ya puede volver a sonreír. Pero ese no fue el único tema gracioso durante la entrevista, sino que Fallon aprovechó para hacerle su ya probada entrevista con helio.

*Con información de El Nuevo Día/GDA

FUENTE: http://www.msn.com/es-mx/entretenimiento/celebrity/demi-moore-perdi%c3%b3-dos-dientes-por-estr%c3%a9s/ar-BBCFwmS?li=AAgh2Nt

Publicado el

El cepillo de dientes más caro del mundo

La higiene dental ha sido llevada a nuevas alturas de lujo con un impresionante cepillo de dientes que cuesta $4,367 (aproximadamente 3,200€).

El objeto de primera necesidad es realizado por una compañía alemana llamada Reinast. A primera 

vista es igual a un cepillo corriente pero si lo observa con detalle puede apreciar que esta pieza es sólida y elaborada con altos estándares de calidad. Viene en color titanio, champán, rosa y negro mate, los cuales se adaptan perfectamente a todo entorno alrededor suyo.

Estos cepillos cuentan con un revestimiento anti-bacterial, y con cabezas de cepillo reemplazables. Cada seis meses la compañía envía seis nuevas cabezas a los clientes, de forma gratuita. En caso de que quiera uno, está disponible en James-Edition.com. Y si lo obtiene, no se olvide de comprar también la pasta de dientes más costosa del mundo que se llama Theodent 300. Valdría la pena preguntarse después de saber esto ¿cómo seran las piezas de baño de quienes pueden adquirir estos.

FUENTE: http://dentalista.es/web/art%C3%ADculos/cepillo-dental-dientes-2/

Publicado el

Los secretos de la pasta de dientes

La primera pasta de dientes de la historia fue ideada por los egipcios hace 5.000 años. La fórmula, muy abrasiva y de intenso sabor, estaba compuesta de piedra pómez pulverizada, sal, pimienta, agua, uñas de buey, cáscara de huevo y mirra. Desde entonces hasta ahora su composición ha evolucionado notablemente: hoy se vende en tubos flexibles (lo inventó Colgate a finales del XIX) y contiene flúor, agentes limpiadores, sustancias antibacterianas, pulidoras, espesantes, conservantes, saborizantes…

El 95% de los españoles de más de 35 años tiene caries, según el Consejo General de Dentistas de España. Este problema bucodental -al que se le suman la gingivitis, la placa, la sensibilidad o el mal aliento, entre otros- tiene solución o, al menos, se puede prevenir con una buena higiene. Las marcas de dentífricos nos venden sus fórmulas patentadas con eslóganes del tipo “limpieza total” o “eficacia máxima” pero, ¿cuál debemos elegir? María José Muñoz, vicedecana de Odontología de la Universidad Europea, no distingue entre las marcas que se venden en los supermercados y las de farmacia. “Todas pasan controles de calidad y están bastante equiparadas. La diferencia está en si la persona tiene algún problema concreto”. Ahí, según la experta, es preferible acudir a la farmacia, donde se pueden encontrar dentífricos específicos como Parodontax (con bicarbonato sódico que ayuda con problemas de encías como la gingivitis o la periodontitis), Desensin (que trata la sensibilidad dental) o Yotuel (a base de peróxido de carbamida para blanquear). En el caso de las cremas blanqueantes, “son más útiles para mantener la blancura de los dientes tras un tratamiento que para quitar manchas”, asegura Muñoz.

Los detractores de los dentífricos comerciales alegan que éstos contienen productos químicos, plásticos que dañan el medio ambiente, conservantes y edulcorantes, entre otras sustancias. “Muchas de ellas son nocivas porque irritan la mucosa oral y merman su capacidad de absorción”, alega Alejandra Llamas, cofundadora de Vita33, que comercializa productos de cosmética natural, entre los que se encuentra Ecodenta. Como ésta, muchas marcas han sustituido los compuestos habituales por productos ecológicos “que realizan la misma función”, afirma Llamas. Algunos de ellos tienen efectos antibacterianos y actúan contra la placa como la salvia, el tomillo, la canela o el clavo. Por otro lado, el propóleo, el lentisco o la mirra protegen las encías y la manzanilla es un antiinflamatorio natural. Estas cremas dentales no son totalmente blancas al carecer de colorantes, son menos espumosas y su sabor lo aportan los extractos de plantas aromáticas como la menta o la clorofila, o frutas como la fresa o el limón. Un buen ejemplo es Homeodent o Ecodenta, cuyo producto estrella es su pasta de dientes negra blanqueadora a base de carbón ecológico.

Otro de los argumentos de los detractores es que el flúor puede provocar flourosis dental u ósea, que afecta a los huesos y provoca manchas en los dientes si se consume en altas dosis. “Las concentraciones de esta sustancia son bajas y poco nocivas, siempre que no se ingiera”, cuenta Muñoz. “En la comunidad científica no hay duda acerca de los beneficios del flúor. Se considera, además, que el hecho de incorporarlo ha reducido la caries entre un 25-35%“, aclara Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas de España. Para que la pasta sea efectiva, la cantidad de esta sustancia debe ser de en torno a 1500 ppm (150 mg. por 100 gramos de crema).

Desde el punto de vista de la edad, los menores de seis años no son capaces de enjuagarse y escupir, y se corre el riesgo de que se traguen el producto. Por este motivo, “las pastas para niños contienen una cantidad inferior de flúor“, asegura Ameneiro, jefe de producto de Oral-B en España. En el caso de los menores de dos años “es mejor cepillarles sin pasta”, aconseja Castro.

“En la actualidad los componentes usados en los dentífricos cumplen rigurosamente todas las reglas estipuladas de seguridad del consumidor”, afirma Castro, que alerta del uso de “fórmulas caseras” a base de sal, bicarbonato o limón. “El limón se come el esmalte debido a la acidez, y la sal y el bicarbonato son muy abrasivos”, explica Muñoz.

¿Se ha planteado por qué algunos dentífricos tienen rayas de colores? Se trata de una cuestión estética. Su origen data de 1955 con el fin de asemejarlos a bastones de caramelo. Su uso se popularizó en los 60 de la mano de Signal, que sigue incorporándolas a día de hoy.

FUENTE: http://www.elmundo.es/vida-sana/bienestar/2017/01/11/586e1ff1e5fdea69288b468f.html

Publicado el

Un artista mexicano pinta retratos de celebridades con pasta dental

EL MUNDO

Cristian Ramos es un artista mexicano con un talento muy peculiar, ya que se dedica a pintar retratos de celebridades con pasta dental. Su dedicación a estos lienzos le toma más de 200 horas y hasta 30 tubos de producto, necesarios para combinar colores y llegar al tono deseado.

Hasta el momento ya hizo lienzos para retratar a Miley Cyrus, Robin Williams, Emma Watson, Elton Jhon, entre otros. De acuerdo a información de medios locales, Ramos actualmente vide en Florida, donde ya se han expuesto sus obras en galerías de la ciudad. Sin embargo, este artista, ya se había dado a conocer por crear retratos con caramelos.

Aunque toda pasión tiene su precio, para él pintar con pasta dental no es tarea fácil, debido a que el material se seca rápidamente y puede cambiar su consistencia cuando se expone con el aire, explicó en su sitio oficial.

FUENTE: http://elmundo.sv/un-artista-mexicano-pinta-retratos-de-celebridades-con-pasta-dental/

https://www.youtube.com/watch?v=L8dD7ZPH6LQ

Publicado el

La importancia del tercio apical del conducto

DENTAL TRIBUNE

Una cuestión clave en endodoncia es determinar el éxito o fracaso del tratamiento, aspecto que en ocasiones puede generar muchas dudas. Como todo suceso clínico, el criterio del profesional es importante, pero el conocimiento de la biología ápico-periapical sienta las bases para una correcta interpretación del resultado.

En el periápice es donde se produce la reparación, por lo tanto, nuestros procedimientos operatorios deben realizarse con el objeto de colaborar con las defensas orgánicas en el proceso de cicatrización.

La certeza del resultado la tendremos a distancia del tratamiento, pero debemos tener en cuenta ciertas consideraciones.

Ante un tratamiento realizado sin dificultades, el postoperatorio por más doloroso o asintomático que sea, no nos indica éxito o fracaso. Pueden existir dolores muy agudos con reparación periapical y ausencia de síntomas con fracaso a distancia.

El control clínico-radiográfico a distancia del tratamiento (después de los 6 meses) determina el resultado terapéutico. En algunas ocasiones conviene esperar uno o dos años para asegurar el diagnóstico.

Se considera que hay reparación periapical cuando el diente se presenta sin sintomatología clínica y la imagen radiográfica exhibe una lámina ósea de aspecto normal, con espesor uniforme del ligamento periodontal, tanto en las zonas laterales como en la zona apical (Figs. 1 y 2).

Estas imágenes del ligamento periodontal y del tejido óseo pueden ser preexistentes o no al momento del tratamiento, pero siempre deben estar presentes a distancia del mismo.

El cuadro histológico existente en el periápice de las reparaciones puede estar dado por la formación de tejido conjuntivo laxo o fibroso. También puede deberse al sellado del foramen con tejido cementoide u osteoide, pero siempre hay una activa regeneración del hueso alveolar.

Posterior a una biopulpectomía se produce un coágulo sanguíneo a la altura del corte o desgarro, por debajo del mismo se instala una zona de necrosis y más abajo se inicia el proceso inflamatorio con todas sus características. Consecuentemente, se reabsorbe cemento y tejido óseo para permitir una mejor irrigación y menor compresión de la zona con desinserción de las fibras periodontales.

En un estadio posterior comienzan a aparecer fibroblastos, cementoblastos y osteoblastos para recuperar el tejido dañado. Se reinsertan las fibras de sostén del elemento dentario y se restituye de esta forma la función.

Conviene recordar que al eliminar la pulpa dental no se produce un corte como los derivados de un bisturí, ni tampoco podemos controlar que el corte se produzca exactamente a nivel del límite C.D.C. Provocamos más bien un desgarro en zonas cercanas a dicho límite, que puede ser antes o después; en este caso lo realizaríamos en pleno ligamento periodontal. Esta situación obliga al organismo a realizar un “trabajo adicional” que siempre es bien tolerado.

En tratamientos de dientes con necrosis o gangrenas la situación es distinta. Si no hay proceso periapical el cuadro reparador es semejante al anterior, salvo que previo al tratamiento ya está instalado un proceso inflamatorio provocado por la muerte pulpar y obviamente no existe el corte o desgarro de la pulpa que producimos en las biopulpectomías. Posteriormente hay neoformación de los tejidos dañados y se produce la reparación ya señalada.

Si previamente existe un proceso periapical, el mecanismo reparativo es mucho más lento. Si estamos en presencia de un granuloma, el tejido de granulación gradualmente va siendo sustituido por tejido fibroso y éste por tejido calcificado que repara las estructuras previamente reabsorbidas recuperándose la función perdida. Si existe un absceso, el organismo va reabsorbiendo el material purulento y posteriormente se genera el mismo proceso reparador que en el granuloma.

En casos de que exista un quiste, el tratamiento endodóntico promueve la regresión de la lesión quística a través de mecanismos no del todo esclarecidos y que genera controversias entre los distintos investigadores que estudiaron el problema. Lo cierto es que reabsorbido el quiste, se genera el mecanismo reparador citado anteriormente.

Distintos factores influyen en el proceso de reparación. Entre ellos podemos mencionar factores generales (nutrición, disturbios hormonales, deficiencias vitamínicas, etc.), y factores locales.

Entre estos últimos, algunos no dependen del operador, como por ejemplo la presencia de microorganismos preexistentes al tratamiento, las complejidades anatómicas, lesiones periapicales que reabsorben el ápice radicular, etc.

Seltzer dijo en 1971: “Para mejor asegurar la reparación, se impone la reducción del número de microorganismos del interior de los canales radiculares sin que pueda ser alcanzada con una correcta preparación biomecánica y la aplicación de agentes antibacterianos en el interior de los mismos”.

Por ello, el principal enemigo a vencer son los microorganismos y nuestros procedimientos deben tender a eliminarlos o a disminuir su número para dejar al organismo en las mejores condiciones que favorezcan la reparación.

Los factores que sí dependen del operador y son de su responsabilidad están relacionados con la elaboración de un buen diagnóstico y la concreción de una correcta preparación biomecánica y obturación.

Cuando hablamos de una correcta preparación biomecánica y obturación del conducto, el tercio apical se transforma en un área sensible para el operador debido a su difícil acceso y a las dificultades que se presentan para limpiarlo, conformarlo y obturarlo, especialmente en los conductos curvos y más aún, los que poseen una marcada curvatura y estrechos.

Por lo tanto, merece especial consideración por su complejidad anatómica, por su diversidad de forma y amplitud (como se indica en las Figuras 3, 4 y 5), por tratarse de un área donde trabajamos pero no tenemos una visión directa del campo operatorio, y por ser la estructura anatómica que se pone en contacto con la región periapical, lugar donde el organismo decide si repara o no.

En consecuencia, ¡es imprescindible conocer el tercio apical!

Comencemos por su estructura anatómica e histológica que, por cierto, difieren del resto del conducto radicular.

El tejido pulpar apical es más fibroso y contiene menos células que el tejido pulpar coronario. Ello se debe a que en el tercio coronario necesita mayor poder defensivo. Dicho tejido fibroso es idéntico al del ligamento periodontal y parecería que actúa como una barrera contra la progresión apical de la inflamación pulpar.

Los odontoblastos forman una capa de células planas, mientras que en la porción coronaria adoptan una forma cilíndrica debido a una mayor necesidad funcional.

La dentina apical muestra un menor número de conductillos dentinarios que en la corona del diente (en la zona cervical hay alrededor de 42.000 por milímetro cuadrado, mientras que en la apical 8.000). Por lo tanto, la permeabilidad dentinaria es más reducida ya que los líquidos se difunden a través de los túbulos dentinarios.

Esta disposición es favorable en las gangrenas pulpares ya que los microorganismos encuentran una menor cantidad de espacios donde alojarse (recordemos que tienen la tendencia de introducirse unas micras dentro de los conductillos dentinarios), y ocurre precisamente en el segmento del conducto donde necesitamos menor grado de infección para disminuir el potencial de agresión que tienen los microorganismos para interferir en el proceso reparador.

El cemento apical también presenta diferencias en términos generales mientras en los tercios coronario y medio tiene una estructura acelular, en el segmento apical es celular, quizás debido a su permanente y continua aposición que incorpora en su interior elementos celulares. Es también más grueso y presenta una laminación irregular.

La aposición continua de cemento a nivel apical se produce para provocar la erupción pasiva de los dientes en dirección mesio-oclusal. Si bien es cierto que el depósito de cemento también se produce lateralmente en los segmentos medio y coronario, se ha demostrado que es mayor en el tercio apical.

El proceso de formación cementario es motivado, además por varias razones, entre las que podemos mencionar:
– Para compensar la cantidad de esmalte y dentina que se pierde debido a fuerzas oclusales e interproximales.
– Para restablecer la porción perdida en fracturas oblicuas u horizontales.
– Para restablecer el tejido perdido en reabsorciones producidas por lesiones periapicales.
– Para contribuir al proceso de reparación luego del tratamiento endodóntico con el objeto de sellar biológicamente el foramen apical.

En cuanto al ligamento periodontal periapical podríamos decir que felizmente se encuentra en un área de mucha actividad metabólica. Esta propiedad, otorgada por el gran número de células, vasos, nervios, fibras y sustancia fundamental que posee, influye favorablemente en el proceso de reparación postendodóntica.

El tejido fibroso recibe un importante aporte vascular que lo diferencia del que contiene la pulpa dental, otorgándole mejores condiciones metabólicas.

Del mismo modo, a diferencia de la pulpa dental, en esta zona encontramos una verdadera circulación colateral que le confiere un mayor poder reparador.

El hueso alveolar periapical presenta una lámina dura donde se insertan las fibras periodontales con numerosas perforaciones para darle paso a los vasos sanguíneos y filetes nerviosos y una conformación esponjosa que, al poder liberar un mayor grado de presión ante un cuadro inflamatorio, crea la condiciones para una respuesta dolorosa de menor intensidad que la que presenta la pulpa dental alojada en un espacio de paredes inextensible como la dentina.

Límite o área C.D.C.
En el extremo del tercio apical del conducto radicular existe una estructura de vital importancia al momento de llevar a cabo la terapia endodóntica: el límite C.D.C.

El conducto está formado por dos estructuras cónicas, una mucho más larga y ancha cuyo diámetro mayor mira hacia la porción coronaria de paredes conformadas por dentina —conducto dentinario— y otra de muy corta longitud y estrecha cuyo diámetro mayor mira hacia el periápice, de paredes constituidas por cemento —conducto cementario—, unidas por su diámetro menor.

Esta zona es la parte más constricta del conducto radicular y se denomina límite cemento dentinario o unión cemento-dentina-conducto (C.D.C.). Aunque este concepto obedece más a un criterio técnico que real, Langeland afirma que la unión cemento dentinaria no siempre coincide con la constricción apical.

La unión C.D.C. es el límite de la preparación biomecánica y de la obturación, por ese motivo es una estructura anatómica de gran importancia biológica. Marca el límite hasta donde van a trabajar los instrumentos y es uno de los puntos de referencia para la obtención de la longitud de trabajo; el otro es algún punto coronario (borde incisal, cúspide, etc.). Aunque en realidad lo que hacemos en la inmensa mayoría de los casos, es aproximarnos al límite C.D.C. sin coincidir con su ubicación.

¿Por qué es el límite de la preparación biomecánica? Porque después del límite cementodentinario nos encontramos con el periodonto y el hueso alveolar donde existe un mayor flujo vascular y una circulación con ramificaciones colaterales. Estas condiciones, entre otras, crean la posibilidad de que las defensas orgánicas desarrollen todo su potencial, cosa que no ocurre en pleno tejido pulpar.

Conviene recordar que la unión C.D.C. no tiene la forma de un aro, generalmente es ovalada, a veces se asemeja a un ocho como en determinadas raíces distales de molares inferiores y desde una posición frontal observaremos que tiene un recorrido sinuoso (Fig. 6 ).
La conformación sinuosa determina que el límite C.D.C. se presente a una altura diferente en una pared del conducto con respecto a la pared opuesta, como se puede apreciar en la Figura 7.

Si la longitud de trabajo se toma teniendo en cuenta la pared “A”, estaríamos, en alguna medida, provocando una sobreinstrumentación. Por tal motivo en vez de hablar de unión C.D.C. conviene decir zona o área C.D.C.

Recordemos que tanto en los casos de dientes con forámenes incompletamente calcificados, como en las reabsorciones cemento dentinarias externas que suelen producirse en el ápice radicular por la acción clástica en procesos periapicales crónicos de larga data, la unión o área C.D.C. está ausente total o parcialmente por falta de formación o destrucción. Esta situación complica la preparación y la obturación del conducto.

Las variaciones morfológicas que sufre el ápice radicular durante toda la vida del diente, como también la imposibilidad de visualizar el foramen apical, complican la determinación de la longitud de trabajo. Esta situación se agrava ya que la radiografía nos muestra en dos dimensiones un cuerpo que en realidad tiene tres.

A continuación se presentan dos casos clínicos donde se muestra cómo han sido tratados y obturados, teniendo en cuenta la importancia del tercio apical para el éxito del tratamiento.

Caso #1: Pulpitis en un conducto curvo que se bifurca en los últimos dos milímetros
Este es un caso que presenta dificultades para obturar los conductos por ser muy pequeños en extensión, estrechos y curvos en los milímetros finales.

Si establecemos un orden de importancia en cuanto a la necesidad de lograr una correcta obturación y dividimos el conducto en tres segmentos —el coronario, el medio y el apical—, no hay duda de que el más importante es el apical. ¿Por qué?. Porque es el que está en contacto con el área periapical y esta zona es la que necesita estar en las mejores condiciones para que se produzca la reparación.

Por lo tanto, es esencial lograr una correcta obturación que llene tridimensionalmente el conducto radicular, y con mayor razón el tercio apical. Con este criterio, lo más adecuado es un material de naturaleza plástica. Los sólidos (conos de gutapercha) no podrán adaptarse correctamente a las paredes y el material principal de relleno pasaría a ser el cemento.

La técnica de obturación empleada en este caso consistió en llevar pasta antiséptica lentamente reabsorbible de Maisto, condensarla con sondas emboladas con algodón, y eliminar la pasta del tramo recto del conducto con el último instrumento que trabajó este segmento en la preparación biomecánica. Se llevó posteriormente un cono de gutapercha seccionado recubierto con cemento de Grossman, se lo atacó verticalmente y el resto del conducto fue obturado con el mismo cemento llevado con lentulo (Caso #1 Fig. 1).

En Caso #1 Figura 2 vemos un control radiográfico realizado 2 años después.

Caso #2: Retratamiento de un conducto con periodontitis periapical aguda
Paciente de 42 años que viene a la consulta con un cuadro periapical agudo, con fuertes dolores. El diente causante es el 25 que poseía un tratamiento de conducto deficiente realizado un año atrás. En la radiografía preoperatoria (Caso #2 Figura 1), se puede observar la deficiente endodoncia realizada donde no se tuvo en cuenta la importancia del tercio apical.

Al realizar el retratamiento se observa que el límite C.D.C. estaba destruido como consecuencia de una sobreinstrumentación, presumiblemente por no haber advertido que el conducto era de muy corta longitud. Este accidente provocó un “foramen de amplio diámetro” como puede observarse en Caso#2 Figura 2.

En estos casos, la preparación biomecánica debe realizarse teniendo en cuenta ciertas condiciones. El conducto es muy corto y muy amplio, por lo tanto hay que evitar la impulsión de material al periápice. Hay que limpiar muy bien el contenido de la luz del conducto y las paredes, pues el orificio de entrada de los conductillos dentinarios también tiene microorganismos.

Para la obturación se eligió un cono de gutapercha de gran calibre para poder adaptarlo a las paredes del conducto. Se lo seccionó para obtener un cono de 3 milímetros de largo con la finalidad de obturar el tramo apical del conducto con atacado vertical.
En estos casos se corre el riesgo de transportar la gutapercha al periápice por no existir una buena contención apical. Por lo tanto, previamente se llevó pasta alcalina de hidróxido de calcio, se la condensó con sondas de algodón y luego se la eliminó de manera que solamente quede obturado el último milímetro del conducto con dicho material.
La pasta de hidróxido de calcio no es un material de obturación definitivo, el organismo la va a reabsorber totalmente, simplemente se la colocó para que cumpla dos funciones: formar, de alguna manera, un tope apical e impedir una sobreobturación con gutapercha, e inducir al periápice a la formación de osteocemento.
En Caso#2 Figura 3 se puede observar el control de la obturación y en la Figura 4 una radiografía de control postoperatorio 3 años después. La misma muestra reparación apical verificada clínica y radiográficamente.

FUENTE: http://www.dental-tribune.com/articles/news/latinamerica/13721_la_importancia_del_tercio_apical_del_conducto.html

Publicado el

Palillos de dientes con whiskey

(Foto: Licker Pickers).

El instrumento de limpieza dental más antiguo del mundo ha evolucionado: una camarera norteamericana ha introducido los “Licker Pickers”, palillos de dientes imbuidos con licores como whiskey, vodka, ginebra y otros tragos populares.

Si bien desde hace tiempo hay palillos de dientes de diferentes sabores, los nuevos Licker Pickers (palillos para chupar) son una idea original de Jessie L. Dorsey, una barman profesional desde hace más de diez años.

La idea de los palillos de dientes con licor se le ocurrió cuando un cliente que a menudo bebía Jägermeister le pidió un palillo de dientes. “Se me ocurrió en ese momento: ¿por qué no hacer un palillo con sabor a Jägermeister”, dijo Dorsey a Dental Tribune Online. “La idea de los Licker Pickers en sí me vino mientras leía sobre los 10 nuevos negocios, donde se mencionaba a los palillos de dientes”.

Después de algunas investigaciones, Dorsey comenzó la producción en su garaje. Los Licker Pickers son palillos de dientes de abedul blanco que se conservan y saben a bebidas de alta calidad. No tienen ningún producto químico.

“En la actualidad, hay Licker Pickers de 12 sabores que reflejan bebidas y tragos populares basadas en mi experiencia de muchos años como barman. Como cada persona tiene un cóctel favorito, ahora pueden tener también un palillo de dientes de ese sabor”, manifestó.

Según Dorsey, una ventaja importante de los Licker Pickers es que ayudan a reducir el tabaquismo.

Desde el lanzamiento de la línea de productos en octubre del año pasado, Dorsey ha recibido una gran cantidad de comentarios positivos. La camarera está buscando fondos para invertir en equipos y ampliar la producción.

Los palillos de dientes vienen en un llavero-frasco de 60 mililitros (2 onzas) y se pueden adquirir en su página web y en Amazon.

FUENTE: http://www.dental-tribune.com/articles/news/latinamerica/27992_palillos_de_dientes_con_whiskey.html