Publicado el

Las funciones de la saliva

¿Qué es la saliva?

Según la definición del Libro Blanco Sobre Saliva y Salud Oral publicado por el Consejo General de Dentistas de España, la saliva es un fluido biológico transparente, incoloro, inodoro y con algo de viscosidad que es producido por las glándulas salivales.

Está compuesta por agua en un 99% y por otras sustancias orgánicas (proteínas, glucoproteínas, enzimas, inmunoglobulinas…) e inorgánicas (fosfatos, bicarbonato, calcio, potasio, sodio…) en un 1%. Se estima que, de media, una persona segrega entre 1 y 1,5 litros de saliva al día y que, durante toda su vida, una persona puede segregar aproximadamente 43.800 litros.

Además, otro dato importante es que la producción de saliva está relacionada con el ciclo circadiano, razón por la cual durante la noche se segrega una mínima cantidad de saliva.

Que estos niveles de segregación salival se mantengan en sus valores normales es de vital importancia para nuestra salud bucodental. Su alteración, puede provocar ciertas enfermedades como la xerostomía o la hipersalivación.

Funciones de la saliva

La saliva cumple un papel esencial en la defensa y mantenimiento de los tejidos orales, así como durante el proceso formación del bolo alimenticio y de deglución de la comida.

Pero estas no son sus únicas funciones. La saliva también tiene otros muchos beneficios para la salud de nuestra boca. ¿Quieres saber cuáles son? Te los contamos a continuación.

1. Lubrica y mantiene húmeda la cavidad bucal, mucosas y dientes

La saliva es uno de los mejores lubricantes de origen natural. Ayuda a la fonación, a la masticación y a la deglución de los alimentos (los recubre para facilitar su paso por la boca, la faringe y el esófago).

2. Mantiene bajo control la microbiota oral

La presencia en la saliva de componentes antimicrobianos mantiene el equilibrio ecológico de las distintas especies de microorganismos que viven en nuestra boca. La saliva evita que las bacterias se adhieran y sobrevivan en nuestra cavidad oral y actúa como barrera protectora contra agentes patógenos.

3. Regula el PH de nuestra boca

La saliva neutraliza los ácidos producidos tras ingerir alimentos, evitando la desmineralización del esmalte y protegiendo los dientes contra las caries y la acumulación de placa bacteriana.

4. Ayuda a cicatrizar

Además de favorecer la mineralización del esmalte, la saliva tiene un efecto cicatrizante de los tejidos orales que favorece el proceso de curación de diversas lesiones bucales.

5. Limpia la cavidad oral

El flujo de saliva contribuye a arrastrar y a eliminar restos de alimentos, así como bacterias, hongos y virus.

6. Facilita la digestión

Una de las funciones más importantes de la saliva es la digestiva. Al contener amilasa, ayuda a degradar los almidones y facilita la digestión. Además, hace que la masticación de los alimentos sea más sencilla y contribuye a la deglución de los mismos.

7. Permite que percibamos los sabores

La saliva permite que las partículas sápidas de los alimentos (las responsables del sabor), alcancen y estimulen químicamente las papilas gustativas permitiéndonos reconocer distintos sabores. Por eso, la sensibilidad gustativa es menor cuando disminuye la secreción salival por la edad, el uso de ciertos medicamentos o por alguna enfermedad como la sequedad bucal.

8. Permite el diagnóstico de otras patologías

La saliva puede ayudar a identificar múltiples patologías o la predisposición de una persona a padecerlas de forma indolora y no invasiva.

Fuente: www.teeth22.com

Publicado el

La higiene dental puede ser clave para el lupus.

(Fotografía: Fundación de Investigación Médica de Oklahoma)

CIUDAD DE OKLAHOMA, EE. UU .: La buena higiene bucal puede evitar muchas enfermedades, como la gingivitis, la diabetes y la hipotensión. Ahora, una nueva investigación sugiere que también puede hacer una diferencia en la prevención y el manejo del lupus. En el estudio, los científicos se centraron en las bacterias que comúnmente se encuentran en la boca y que anteriormente se asociaban con la enfermedad de las encías.

Los científicos de la Fundación de Investigación Médica de Oklahoma, Dres. Umesh Deshmukh y Harini Bagavant han encontrado un vínculo entre la enfermedad de las encías y el lupus, una enfermedad autoinmune que afecta a aproximadamente 1,5 millones de estadounidenses.

“Nuestros hallazgos sugieren un mensaje simple: si hay una buena atención dental, los pacientes tienen una buena probabilidad de experimentar una enfermedad menos grave”, dijo Bagavant. “Con más investigación, podríamos saber si la salud bucal adecuada tiene el potencial de ayudar a prevenir estas enfermedades por completo”.

Añadió: “Nuestro estudio muestra que los pacientes que podrían haber estado expuestos a bacterias causantes de enfermedades de las encías muestran una mayor actividad de lupus. Por lo tanto, esperamos que un cambio aparentemente pequeño, como el cepillado y el uso de hilo dental con regularidad, podría beneficiar a los pacientes que ya están tomando una serie de medicamentos potentes al permitirles modificar su tratamiento con menos medicamentos o dosis menos potentes “.

Deshmukh dijo que los nuevos hallazgos proporcionan una sólida justificación para mejorar la atención dental en pacientes con lupus como una adición a la terapia tradicional. La investigación también podría conducir a nuevos métodos de detección temprana de enfermedades.

Enfatizó que los hallazgos también podrían tener implicaciones más allá del lupus. “La mala salud bucal puede contribuir a una serie de enfermedades”, dijo Deshmukh. “Cuidar tus dientes ahora podría ayudarte a evitar la diabetes tipo 1, las enfermedades cardiovasculares y la artritis reumatoide, entre otras”.

El estudio, titulado “Los anticuerpos contra las bacterias periodontogénicas se asocian con una mayor actividad de la enfermedad en pacientes con lupus”, se publicó en una edición de Epub de Reumatología Clínica y Experimental antes de la impresión el 25 de junio de 2018.

Publicado el

Reconstruyen el hueso dental con láminas de titanio

Un equipo de odontólogos vigueses ha reconstruido el hueso dental de un paciente con una gran atrofia ósea, empleando láminas de titanio y coágulos sanguíneos del propio receptor. Hasta ahora, la opción para estos pacientes era el injerto de hueso, que se extraía de otras partes del cuerpo, generalmente de la cadera, calota y mentón. Esta novedosa tecnología, denominada “Barrera de titanio osteophoenix para regeneración y reconstrucción ósea”, evita la intervención quirúrgica para la extracción de hueso y el postoperatorio. “Esta técnica mucho menos invasiva y abre un abanico enorme de posibilidades a pacientes que tienen poco hueso y, por tanto, que no son anatómicamente aptos para un implante dental”, explica el odontólogo y estomatólogo Francisco Hernández Vallejo.

La intervención consiste en fijar unas láminas de titanio, confeccionadas a medida de forma digitalizada, en la zona que se vaya a rehabilitar. “Para ello, abrimos la encía, exponemos el hueso, extraemos sangre al paciente, la activamos para que coagule, y colocamos esos coágulos debajo de la lámina y encima del hueso en la mandíbula o el maxilar, cerramos sin unir completamente los extremos de la mucosa, buscando tanto la formación de epitelio nuevo por segunda intención como la regeneración de hueso”, explica el odontólogo.

El doctor Miguel Andrés Hernández Limia, máster en cirugía oral e implantes, realizó la operación en la clínica de la calle Ramón Nieto. La intervención duró cerca de hora y media, tras lo cual, el paciente se marchó a casa. “Es una intervención que se puede realizar perfectamente en clínica con una premeditación adecuada e incluso con una pequeña sedación, sin llegar a anestesia general”, explica el odontólogo.

Un año después, el paciente presentaba hueso suficiente, tanto a lo ancho como a lo largo, para que se le pudieran colocar los implantes dentales, tras retirársele las placas de titanio. Según el doctor Hernández Vallejo, esta técnica está especialmente pensada para pacientes con una gran atrofia ósea y dificultades para colocar implantes en tramos posteriores por falta de hueso o por la cercanía a los conductos dentarios.

FUENTE: https://www.farodevigo.es/sociedad/2018/12/11/dentistas-vigueses-reconstruyen-hueso-dental/2014353.html

Publicado el

Según un estudio, el fumar debilita los mecanismos necesarios para combatir la pulpitis

(Fotografía: Ehab Edward / Shutterstock)

CLEVELAND, EE. UU .: los efectos negativos sobre la salud del fumar son ampliamente conocidos; sin embargo, pocos han investigado sus consecuencias con respecto a la endodoncia. En un nuevo estudio dirigido por científicos de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, los investigadores descubrieron que fumar debilita la capacidad de la pulpa dental para combatir enfermedades.

Hablando sobre la investigación, la Dra. Anita Aminoshariae, profesora asociada de endodoncia y Directora de Predoctoral Endodontics en Case Western, dijo: “Eso podría explicar por qué los fumadores tienen resultados endodónticos más pobres y retrasan la curación que los no fumadores. Imagina que TNF-α [factor de necrosis tumoral α] y hBD-2 [defensina 2 humana] se encuentran entre los soldados en una última línea de defensa que fortifica un castillo. Fumar mata a estos soldados incluso antes de que tengan la oportunidad de montar una defensa sólida “.

En el estudio, los investigadores se propusieron comprender mejor por qué los fumadores tienen una mayor posibilidad de desarrollar una enfermedad periodontal y tienen casi el doble de probabilidades de requerir terapia de endodoncia.

El equipo recolectó muestras y midió los niveles de interleucina (IL) 1β, TNF-α, hBD-2 y hBD-3, diagnosticados con pulpitis irreversible sintomática, sintomática, normal y sintomática. . “Supusimos que las defensas naturales se reducirían en los fumadores; no esperábamos que se agotaran por completo “, explicó Aminoshariae.

Según los resultados del estudio, las concentraciones pulpares de TNF-α y hBD-2 fueron significativamente más bajas entre los fumadores, mientras que no hubo diferencias significativas en la IL-1β o hBD-3. El análisis bidireccional de la covarianza también reveló que el estado de fumador, no el diagnóstico endodóntico (estado pulpar), afectó significativamente los niveles de TNF-α y hBD-2.

Si bien los resultados del estudio proporcionan otro argumento contra el tabaquismo, un hallazgo alentador de la investigación fue que dos de los pacientes en el estudio que dejaron de fumar volvieron a los mecanismos de defensa necesarios para combatir la pulpitis.

El estudio, titulado “Comparación de la expresión de IL-1β, TNF-α, hBD-2 y hBD-3 en la pulpa dental de los fumadores versus los no fumadores”, se publicó en el número de diciembre de 2017 del Journal of Endodontics.

FUENTE: https://am.dental-tribune.com/news/smoking-weakens-mechanisms-needed-to-fight-pulpitis-study-finds/