Publicado el Deja un comentario

La cirugía guiada por ordenador permite a pacientes con cáncer o traumatismos recuperar su dentición.

Los cirujanos maxilofacialesprograman por ordenador la intervención. Esta nueva tecnología consigue reconstruir mandíbulas enteras con mayor precisión y exactitud. Los implantes se realizan con injertos óseos de otras partes del cuerpo, aunque ya se han empezado a utilizar células madre. Una nueva técnica de cirugía guiada por ordenador permite reconstruir la mandíbula en pacientes con cáncer oral o grandes traumatismos y que puedan, por primera vez, recuperar toda su dentición.

Los primeros resultados de esta técnica han sido analizados en un estudio del doctor José Luis Cebrián, vicepresidente de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), y las conclusiones definitivas se darán a conocer en el XIV Congreso de Cirugía Oral e Implantología, que se celebra en Badajoz los próximos 31 de mayo y 1 de junio.

En el estudio se demuestra cómo el programa “planifica de manera virtual la colocación de los implantes en el lugar exacto en el que se colocarán las prótesis implanto-soportadas” explica el doctor Cebrián. De esta manera, pacientes que habían perdido gran parte de los huesos del maxilar y la mandíbula podrán recuperar la función del aparato masticatorio y todos sus dientes.

La regeneración mandibular se consigue gracias al uso de injertos óseos de otras partes del cuerpo del paciente, “como el peroné o de la cresta iliaca”, comenta, aunque ya se han iniciado experimentos con células madre. “Los índices de satisfacción de este tratamiento son altos, ya que permiten al paciente oncológico recuperar su calidad de vida y comer con normalidad tras un tratamiento de radioterapia”, añade. Esta revolucionaria técnica para la cirugía oral y la implantología se está aplicando ya en varios centros de España, como el Hospital La Paz, de Madrid.

El programa hace los colgajos a medida y crea una férula de soporte óseo que se coloca sobre el paciente para realizar los implantes con mayor precisión y exactitud. “No es necesario ni abrir la encía” añade el doctor Cebrián. Los cirujanos orales y maxilofaciales tienen información sobre la anatomía del paciente antes de la intervención gracias a la planificación virtual de la cirugía, con lo que conocen de antemano la localización exacta del implante. “Así ganan en tiempo, seguridad, confianza y precisión, consiguiendo un ajuste perfecto del implante, con lo que el paciente también se ve beneficiado ya que la recuperación es más corta”, explica el vicepresidente de SECOM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *