Coronas de resina vs. coronas de circonio en Odontopediatría Destacado

Valora este artículo
(0 votos)
Fig. 1. Caries de infancia temprana severa. Vista preoperatoria. Fig. 1. Caries de infancia temprana severa. Vista preoperatoria.

Los autores realizan una comparación entre las coronas de resina y las coronas de circonio para determinar las diferencias que existen entre ambos materiales con objeto de optar por el procedimiento más adecuado en odontopediatría.

En 1979, Donley presentó una nueva técnica de rehabilitación oral del sector anterior para pacientes infantiles, la cual es económica y ofrece una buena opción estética, aunque no es muy resistente: las coronas de resina directas.

El óxido de circonio se ha utilizado en la odontología clínica durante aproximadamente una década, y se han publicado diversos informes sobre el rendimiento clínico y la supervivencia de las restauraciones a base de circonio. Las restauraciones de circonio están dentro de un rango aceptable para satisfacer las necesidades clínicas. En cuanto a la resistencia a la fractura, tienen el potencial de soportar las fuerzas oclusales fisiológicas aplicadas en la región posterior, y por lo tanto ofrecer alternativas interesantes para restauraciones de metal cerámica, así como un nivel moderado de transparencia, que es adecuado para casos estéticamente exigentes como la restauración de los dientes anteriores superiores.

Los tratamientos restauradores descritos en este artículo se aplican después de traumatismos y caries amplias que imposibilitan su reconstrucción de manera habitual, los cuales son de mayor recurrencia en niños.

Basándonos en las propiedades de cada material, podemos determinar que las coronas de circonio nos brindan más ventajas que las de resina, ya que proporcionan una mejor estética, resistencia y durabilidad.

La caries dental es una disbiosis (desequilibrio microbiano) (Simon-Soro)1 y enfermedad multifactorial que afecta las estructuras mineralizadas de los dientes (esmalte y dentina) y el cemento. Es crónica y, generalmente, cuando no se trata, progresa hasta la destrucción total de la pieza dentaria. Cuando los niños pierden precozmente sus dientes primarios, sea por trauma o por caries, necesitamos rehabilitarlos estética y funcionalmente hasta que ocurra la aparición de los dientes sucesores permanentes1.

La forma tradicional de restaurar dientes anteriores temporales desde 1950 es la utilización de coronas de acero cromo. Aunque este tipo de restauraciones cumplen con los requisitos funcionales, su apariencia estética no es del todo aceptada2.

Varias alternativas terapéuticas se han utilizado para restaurar la zona anterosuperior de los dientes primarios con la finalidad de dar una apariencia estética, y tener una opción diferente a la corona metálica. Una de las primeras propuestas la hace Kopel (1967)3 con las coronas fenestradas (facial cut-out stainless steel crown [SSC]), que consistía en una fenestración de la cara vestibular de la corona para ser rellenada con resina compuesta. Por otra parte, las coronas de celuloide (strip crown, Pedo-form), introducidas en la década de 1970, contienen fundas de celuloide de resina compuesta para ser adheridas posteriormente al diente preparado. Las coronas prefabricadas con frente estético (resin-veneered SSC), introducidas en la década de 1990, son coronas prefabricadas con materiales como resinas compuestas o bien termoplásticas, están adheridas a coronas de acero-cromo (NuSmile crowns, Kinder-Crowns, Cheng-Crowns, Dura Crowns, Whiter Biter II). Las coronas metálicas con frente estético previamente farbicadas en el consultorio, así como las coronas de policarbonato (Artglass), han surgido en su momento como alternativas terapéuticas por ser materiales excelentes para el recubrimiento de dientes primarios; sin embargo, algunas han fallado en durabilidad, fracturas, pérdida, color, etc., por lo que se continúa en la búsqueda de aquellas que proporcionen el mejor resultado4.

Las nuevas coronas hechas de circonio monolítico, introducidas al mercado a finales de la década pasada, ofrecen una alternativa estética adecuada y tienen como principal ventaja el color y la durabilidad; empero, los reportes de su uso en dientes primarios se ha limitado solamente a casos aislados. Son consideradas como la mejor alternativa estética de todas, aunque tienen sus indicaciones precisas4.

Para la elección del material de restauración en dentición primaria no solo se deben tomar en cuenta las consideraciones técnicas, sino algunos factores como la edad, el riesgo de caries y la cooperación del niño5.

El objetivo de este artículo es la revisión de las ventajas y desventajas de las coronas de resina frente a las coronas de circonio, con el fin de contribuir al conocimiento teórico de estas excelentes alternativas clínicas.

Caries dental

Para Boj y col4 la caries dental en el niño es una enfermedad infecciosa de origen microbiano, localizada en los tejidos duros dentarios, que se inicia con una desmineralización del esmalte por ácidos orgánicos producidos por bacterias orales específicas que metabolizan a los hidratos de carbono de la dieta5.

Por etiología, para Keyes (1960)6 la caries se considera una enfermedad multifactorial, en la que interactúan factores dependientes del huésped, la dieta y la placa dental. El autor representa esta multifactoriedad con tres círculos sobrelapados, en los cuales cada círculo representa un factor. Al coincidir los tres en un punto, este punto representa la enfermedad. Los factores o variables son: dieta, huésped, microorganismo. Newbrun (1978)7 agregó un cuarto factor: el tiempo, y denominó al huésped como hospedero y a la dieta como sustrato. Actualmente, a la placa dental se la denomina biofilm8.

Franco9 define la caries como una enfermedad crónica que envuelve la destrucción dentaria, la cual conduce a pérdida de función masticatoria y una apariencia no estética del diente afectado, y es el resultado de un proceso en el cual los constituyentes minerales del diente, principalmente calcio y fosfato, son removidos al disolverse la hidroxiapatita por ácidos orgánicos producidos por las bacterias que habitan en el biofilm adherido a la superficie del diente9.

El Streptococcus mutans es la bacteria más cariógena en sistemas animales. En presencia de sacarosa, el S. mutans produce un glucano extracelular (glicocálix), que le permite establecerse sobre las superficies dentarias y formar una placa adhesiva (inicio de biofilm) y sumamente cariógena. El S. mutans no es patógeno de por sí, se convierte en patógeno cuando se agrega sacarosa a la dieta. Los sitios predilectos para la formación de caries en la dentición primaria son fosas, fisuras, superficies proximales y partes gingivales de superficies lisas libres10.

El tratamiento restaurador en dentición primaria tiene por objetivo reparar o limitar el daño producido por la caries, proteger y preservar la estructura dental, restablecer la función y la estética y permitir una correcta higiene bucal11.

Coronas

Las coronas son restauraciones que van a sustituir de manera completa la porción coronal del diente. Para dientes primarios se utilizan coronas de acero inoxidable prefabricadas. El éxito de las mismas se ha descrito hace 70 años, y constituyen el método ideal para restaurar dientes primarios severamente destruidos. Sus funciones incluyen la restauración del correcto contorno mesio-distal y gíngivo-oclusal del diente, preservación de la estructura dentaria remanente y la integridad del perímetro del arco por medio de correctos contactos proximales12.

La inflamación del tejido circundante gingival es un problema frecuentemente asociado con las coronas de acero inoxidable. La incidencia de gingivitis se ha notificado ser mayor alrededor de un mal ajuste de coronas que se consideran como bien adaptadas. La superficie pulida de una corona de acero inoxidable puede ser un factor importante que influye en la cantidad de acumulación de biofilm. Para evitar esto, se ha recomendado el pulido de estas coronas con diversas combinaciones de ruedas abrasivas13.

La pérdida prematura de los dientes posteriores primarios usualmente trae como resultado la pérdida de espacio, ya que los dientes se van mesializando. Owen14 encontró que el 96% de los espacios de los dientes que se extrajeron presentan cierre de espacio en 1 año14.

A pesar de sus cualidades favorables, las coronas de acero inoxidable tienen una desventaja importante, a saber, su mal aspecto estético. Existe una creciente demanda por parte de los padres para reemplazar los dientes de sus hijos con restauraciones estéticas, lo que resulta en un aumento del uso de materiales compuestos a base de resina y ionómero de vidrio.

En odontología estética existen nuevas técnicas y materiales que mejoran la capacidad del clínico para proporcionar servicios más naturales desde el punto de vista del color15.

Vea todo el artículo y las fotos en la Edición Digital.

 

FUENTE: https://la.dental-tribune.com/news/coronas-de-resina-vs-coronas-de-circonio-en-odontopediatria/

Busca artículos por fecha

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30