El consumo de tabaco y cafe pueden reducir a menos de un año los efectos del blanqueamiento dental Destacado

Valora este artículo
(1 Voto)

Una bonita sonrisa constituye una efectiva carta de presentación para nuestras relaciones sociales y laborales y, por eso, debemos cuidarla al máximo. En ocasiones, el consumo de café, té, vino tinto, colorantes alimenticios y tabaco puede provocar que los dientes se vayan oscureciendo de forma progresiva.

Cepillarse con frecuencia, acudir regularmente a la consulta del odontólogo y una limpieza dental profesional al año contribuyen a mantener una perfecta salud bucodental y a lograr la eliminación del sarro. Además, reducir el consumo de tabaco, bebidas y alimentos con altos niveles de colorantes evitan la aparición de manchas en los dientes.

¿Cuándo es necesario recurrir al blanqueamiento?
En ocasiones, estos consejos no son suficientes para lograr una sonrisa blanca y radiante. Es en este caso cuando el Dr. Lobo aconseja a cada persona la opción de blanqueamiento más idónea, atendiendo a diversos criterios médicos.

“Por ejemplo, para dentaduras extremadamente sensibles a alimentos y bebidas frías o calientes se debe realizar un tratamiento desensibilizante antes o durante el proceso de blanqueado”, explica el Dr. Lobo. En el caso de las caries, éstas deben ser tratadas antes de comenzar el blanqueamiento. Además, no se recomienda el blanqueamiento para mujeres embarazadas o en periodo lactancia, ni para menores de 18 años.

Una sonrisa perfecta gracias al blanqueamiento combinado
Tal y como afirma el Dr. Lobo, “el blanqueamiento combinado es el tratamiento más efectivo y menos perjudicial para el diente, realizando una o dos sesiones clínicas de 15-20 minutos y un tratamiento ambulatorio de 2 semanas”.

Este tratamiento es una combinación entre el blanqueamiento ambulatorio y el de clínica. “El primero es un procedimiento similar a los kits sin receta médica pero con dos diferencias fundamentales: en primer lugar, las férulas de blanqueamiento se hacen a medida para ajustarse a los dientes con precisión y, en segundo lugar, el gel blanqueador es más concentrado y, por tanto, más eficaz” explica el Dr. Lobo. Por otra parte, encontramos el blanqueamiento en clínica. El tratamiento consiste en activación por luz mediante lámparas de fotoactivación. Para proteger las encías, se coloca una protección alrededor de los dientes. A continuación se aplica el gel blanqueante y una luz especial (halógena, láser, led, etc.) que activa el producto. “El tiempo será marcado por el odontólogo e individualizado para cada paciente dependiendo del producto elegido, la concentración, la sensibilidad del paciente durante el tratamiento y otros posibles factores” afirma el Dr. Lobo. Cabe mencionar que existen kits blanqueadores que se venden en farmacias sin receta médica, aunque no son tan efectivos como los métodos profesionales, debido a que contienen menos concentración de peróxidos.

Resultados y efectos secundarios del tratamiento
La tonalidad final dependerá del color base del diente. “Realmente debería llamarse „aclaramiento dental‟, ya que lo que hace el tratamiento es devolver al diente su color natural. Esta es la razón por la que nunca parecerá artificial”, afirma el Dr. Lobo Sanz.

Los resultados de este tratamiento empiezan a apreciarse después de la sesión clínica y pueden llegar a durar de 5 a 7 años, aunque dependerá de la persona y del sistema utilizado. Los hábitos de cepillado, el tabaco y el consumo de diferentes bebidas y comidas, también tendrán un papel importante en cuanto al tiempo que dure el blanqueamiento. Si el consumo de estas sustancias es muy elevado los efectos no superarán el año como norma general. Además, existe la posibilidad de hacer periódicamente sesiones de mantenimiento para prolongar su efecto.

En cuanto a los efectos secundarios del tratamiento, la mayor parte son de carácter temporal y deberían desaparecer en unos días. Los más importantes son la sensibilidad de los dientes al frío o al calor y la irritación de encías.

Mitos y realidades sobre el blanqueamiento dental

Pese a la gran cantidad de información que se puede encontrar sobre el blanqueamiento dental, este procedimiento sigue despertando cierta inquietud entre los pacientes. Dr. Lobo, especialista de las clínicas Milenium Dental de Sanitas, desvela algunas incógnitas.

- El tratamiento blanqueante nunca es aconsejable para los dientes sensibles. MITO. Se puede combinar con un tratamiento desensibilizante.
- Es la mejor opción para conseguir unos dientes más blancos. MITO. Dependerá de cada caso. En algunos casos hay que valorar otro tipo de alternativas protésicas para mejorar el color dental.
- El resultado puede ser artificial, incluso demasiado llamativo. MITO. Se devuelve al diente su color natural.
- El blanqueamiento no deteriora los dientes ni daña el esmalte. REALIDAD. Siempre y cuando se realice adecuadamente y por un profesional cualificado.
- El tabaco y el café contribuyen a oscurecer los dientes y no pueden tomarse de por vida. MITO. Sólo conviene evitarlos para mantener el color conseguido tras el tratamiento.
- Este tratamiento no daña las encías. REALIDAD. Pueden irritarse ligeramente de manera transitoria durante el tratamiento, pero no las daña de forma permanente.
- El blanqueamiento dental es doloroso. MITO. Dependerá del grado de sensibilidad dental del paciente.
- Las pastas dentales no vuelven los dientes más blancos. REALIDAD. Las pastas blanqueadoras, generalmente, contienen más abrasivos que las pastas comunes, puliendo la superficie dental. Esto hace que refleje más la luz y parezcan más blancos. Algunas llevan productos blanqueadores a muy baja concentración, insuficientes para conseguir un adecuado blanqueamiento dental.

Fuente: noticiasmedicas.es

Busca artículos por fecha

« Octubre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31