Publicado el Deja un comentario

El papel del odontólogo en la Medicina del Sueño

El Dr. Luis Aneyba, odontólogo y educador mexicano especializado en Medicina Dental del Sueño en la TUFTS University, comienza con este escrito una serie de columnas en Dental Tribune sobre el ronquido, la apnea del sueño y sus tratamientos, en un momento en que los odontólogos se están constituyendo en la primera barrera diagnóstica para estas disfunciones, cada vez más extendidas por el ritmo de vida moderno.

Los Trastornos del Sueño cada vez son más reconocidos en nuestra sociedad como un problema de Salud Pública. Los más comunes son: ronquido, apnea obstructiva del sueño, narcolepsia, insomnio, bruxismo nocturno y síndrome de piernas inquietas. También la falta de sueño debido al tipo de ocupación del individuo atenúa tanto la atención del mismo como el proceso cognitivo, y produce también secuelas psicológicas disfuncionales.

La importancia del “dormir bien” es reconocida en la actualidad en las comunidades académicas y clínicas. Los avances tecnológicos en Imagenología Neurofuncional nos han llevado a poder “mapear” las diversas áreas cerebrales durante las diferentes fases del sueño, y las técnicas neurofisiológicas han permitido a los investigadores estudiar cambios a nivel celular. Sin embargo, es importante conocer la historia de la investigación en los mecanismos del sueño.

El amanecer en la Medicina del Sueño sucedió en el momento en que se identificaron las diferentes etapas del sueño por medio de la electroencefalografía (EEG), descubierta por Loomis y colegas en 1937. Los Movimientos Oculares Rápidos (MOR) durante el sueño fueron descritos en 1953 por Kleitman y Aserinsky, así como también posteriormente la pérdida del tono muscular durante la fase MOR. La “estandarización” de lo que en el futuro sería la ciencia de la Polisomnografía (PSG) comenzó cuando Rechtschaffen y Kales crearon las técnicas standard en calificación monográfica del sueño en 1968 (Clasificación R-K), las cuales fueron durante décadas el “Gold Standard”.

Hoy en día, las reglas de la clasificación publicadas en la Academia Americana de Medicina del Sueño (AASM), “Manual de Clasificación del Sueño y Eventos Asociados”, son aceptadas universalmente en medicina clínica e investigación del sueño. La comunidad clínica comenzó a notar la medicina del sueño al encontrar en la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) un factor común de morbilidad y mortalidad cardiovascular, así como también causal de discapacidad en la calidad de vida del ser humano. Encontrar en la terapia de “Presión de Aire Positiva Continua” (CPAP) una técnica segura, efectiva, no invasiva y que alivia los síntomas provocados por el SAOS logró un despegue en la práctica de Medicina del Sueño moderna y conllevó a la proliferación de gabinetes de sueño en el mundo entero.

A partir de ese momento, diversas nuevas técnicas intervencionistas, entre ellas los dispositivos orales, retenedores de lengua, procedimientos quirúrgicos y estimuladores del nervio hipogloso se han convertido en alternativas al tratamiento con CPAP en ciertas poblaciones, haciendo el campo de la Medicina del Sueño un área realmente multidisciplinaria.

Los fundamentos básicos de la Medicina Dental del Sueño son los roles críticos que juegan el sueño y la respiración en el mantenimiento de la salud y el bienestar general de la vida misma. Actualmente, los desórdenes del sueño y la privación del mismo predisponen al individuo a problemas de salud, sociales y ocupacionales. El roncar ya no es visto (como en el pasado) como algo cotidiano; de hecho, se pensaba que el que “ronca” mientras duerme es alguien que en realidad esta obteniendo una sueño profundo y reparador.

Afortunadamente, la opción del CPAP nos ayuda a prevenir el colapso de la vía aérea superior, normalizar la respiración durante el sueño, alivia los síntomas de la somnolencia diurna y disminuye las comorbilidades médicas comunes asociadas con una mala calidad de sueño. Con todo y los beneficios que la terapia con CPAP otorga al paciente, es la “adherencia” la que permanece como un verdadero problema, y ante ello se necesitan más opciones de tratamiento.

El impacto que la lengua y la posición del maxilar inferior tienen en la permeabilidad de la vía aérea superior ha sido estudiada por más de 100 años. En el siglo pasado, los cirujanos ocasionalmente trataban a los niños con micrognatia suturándoles la lengua en posición anterior al labio inferior, intentando con ello estabilizar la vía aérea superior durante el sueño. En 1930, cascos y mentoneras fueron utilizados por médicos para reposicionar la mandíbula en un intento por conseguir la misma permeabilidad anteriormente mencionada.

El primero en describir el uso de un aparato intraoral que reposicionó la mandíbula fue Pierre Robin, un pediatra francés, en el año de 1923. A partir de ese momento, los avances de maxilar superior e inferior han sido reportados y, en 1982, Charles Samuelson, un psiquiatra de Chicago, diseñó un retenedor de lengua que resultó efectivo.

Progresos interesantes han sido documentados en la literatura actual. Una revisión que marcó un hito en la literatura (1995) expone por primera vez la eficacia de la terapia con Dispositivos Orales.En 2005, se revisaron documentos que reflejaron datos nuevos en este campo. Actualmente, podemos encontrar una amplitud de estudios científicos que soportan la terapia con Dispositivos Orales. Más recientemente, laAcademia Americana de Medicina del Sueño(AADSM) publicó por primera vez guías de evaluación, manejo y cuidados a largo plazo de pacientes con Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño en adultos que han sido tratados con Dispositivos de Avance Mandibular como una opción eficaz para los desórdenes respiratorios del sueño.

Al día de hoy, la Medicina Dental del Sueño representa una sinergía entre la medicina y la odontología. Los odontólogos contribuimos habilidades únicas asociadas con el sistema estomatognático para alcanzar la permeabilidad de la vía aérea superior o, en su defecto, para crear esta permeabilidad mientras el individuo duerme. El odontólogo ocupa así un lugar especialmente importante en el tratamiento de los trastornos del sueño.

FUENTE: https://la.dental-tribune.com/news/hay-espacio-para-el-odontologo-en-la-medicina-del-sueno/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *