Publicado el Deja un comentario

Dientes natales y neonatales

Se define como diente natal o connatal a aquel que ya ha erupcionado al momento del nacimiento del niño y como diente neonatal el que hace erupción en las primeras semanas de vida.

La presencia de diente(s) en un recién nacido se ha considerado a lo largo de la historia como una característica de persona especial, tanto positiva o negativa. Se cuenta que personajes históricos como Aníbal, Luis XIV y Ricardo III presentaron dientes al nacer. Es motivo de leyendas atribuirles facultades especiales o un particular destino a quienes así nacen.

Según Ronk, es más frecuente en mujeres que en hombres (3 a 1). Este investigador encontró un 77% de prevalencia en las mujeres. En un estudio de prevalencia de anomalías dentarias en 183 bebés menores de 36 meses (Curitiba, Brasil), Bonecker et al hallaron una mayor prevalencia de dientes natales (36,4%) de entre todas las anomalías dentarias registradas.  Estos datos discrepan con los hallados por Ming-Hui L. y Wen Hsi H, en el año 2000 en el Chan Gung Memorial Hospital, de Taipei (Taiwan). Estos investigadores, en un estudio realizado en 474 recién nacidos, reportaron una prevalencia de 94% de quistes en recién nacidos (entre nódulos, perlas, etc.) y solo 1% de dientes natales.

Los incisivos centrales inferiores son los que se encuentran con más frecuencia. La localización anormal del germen dentario sobre la cresta ósea en su fase de desarrollo ha sido sugerida por algunos autores como la causa de este fenómeno.

Las causas no están definidas pudiendo estar asociadas a hipovitaminosis o una asociación con síndromes como la Displasia Condroectodérmica, como a resultados de influencias hereditarias (Buchanan y Jenkins, 1997). Se han hallado también asociados a síndromes adenogenital, la ciclopía, el síndrome de Pfeiffer tipo 3, el síndrome de Pierre Robin y la progenia neonatal de Wiedemann Rautenstrauch. También es aceptado como causa la posición superficial del germen dentario del diente deciduo.

A pesar de poseer una estructura de esmalte “normal”, el hecho de erupcionar precozmente interrumpe su proceso de mineralización y por lo tanto, estos dientes se muestran displásicos o hipomineralizados, propensos a sufrir desgaste y decoloración.

Al erupcionar sin raíz, poco tejido dentario calcificado, ausencia de cemento, se mantiene en boca por un anillo fibroso al tejido del maxilar. Por cortes se ha visto que el tejido pulpar es de gran tamaño y muy vascularizado. Esto lleva a pensar que esta pulpa de gran tamaño es una de las causas de su erupción prematura.

Son pequeños, con esmalte irregular, fijados al alveolo por un tejido conectivo fibroso. Erupcionan: a) en buena posición y con poca movilidad o b) inclinados y movibles. El diagnóstico diferencial se basa en discernir si pertenecen a la serie normal o a dientes supernumerarios.

El tratamiento de estos dientes depende de: a) inclinación, b) movilidad (ya que estos dientes pueden ser tragados y/o aspirados, causando complicaciones de la vía aérea o digestiva), c) origen y, d) arcada a la que pertenezcan.

En este caso lo recomendable es la exodoncia (pero en el caso de los natales esperar a que pasen 10 días para que el recién nacido forme vitamina K, factor importante para la formación del coágulo). En la actualidad, los niños nacidos en centros hospitalarios o con control pediátrico (de partos institucionalizados) reciben dosis de vit K, lo cual compensa su ausencia en el nacimiento). La extracción se realiza en el consultorio, con anestesia local (tópica o infiltrativa, según el caso), en brazos del padre o la madre, en una macri o en posición de rodilla-rodilla, e inmediatamente después de la exodoncia se indica a la madre dar de mamar al bebé para disminuir la angustia y favorecer la cicatrización.

En el caso que pertenezcan a la serie normal y se encuentren bien implantados deberán conservarse, pulirlos de existir algún ángulo agudo y realizar fluorterapia.

FUENTE: https://la.dental-tribune.com/news/dientes-natales-y-neonatales/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *